Surgimiento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos





La Declaración Universal de los Derechos Humanos tiene su surgimiento en el año 1948, por iniciativa de las Naciones Unidas y consta de 30 artículos en los cuales se protegen las garantías básicas de todos los habitantes del mundo, independientemente de su país, etnia, religión y demás aspectos sociales y culturales.

De esta Declaración surgen posteriormente los Pactos Internacionales de Derechos Humanos, los cuales buscan proteger las garantías específicas de los habitantes según su país y que se consideran como tratados internacionales de protección a los derechos humanos por parte de los países firmantes.

Esta Declaración Universal tiene sus orígenes luego de la Segunda Guerra Mundial, en virtud de la necesidad que existía de proteger los derechos del hombre frente a los atropellos que se llevaban a cabo durante las guerras. Para su elaboración fueron convocados 18 países a los cuales se les dio el estatuto de Comisión de Derechos Humanos; el documento final fue sometido a votación y aprobado el 10 de diciembre de 1948 en París.

La importancia de esta Declaración Universal reside en ser la base para que los propios estados formularen sus garantías específicas en busca de salvaguardar la libertad y los derechos de los habitantes de cada región. Los artículos de la Declaración serán aplicados en los países que formen parte de sus pactos internacionales y serán proclamados sin distinción de índole social, económica o cultural, para todos los habitantes de cada país miembro del pacto.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos tiene como objetivo fundamental promover la igualdad y eliminar la discriminación de los seres humanos, respetando su diversidad e independencia en cuanto a costumbres, tradiciones, religiosidad y cultura; promoviendo de esta forma la convivencia armónica entre los países del mundo y sus habitantes.



Comparte esta nota:
Notas Relacionadas: